Volver
iban iban

Código IBAN y código BIC o SWIFT, qué son y para qué sirven

Uniblog

si vas a hacer una transferencia internacional, recuerda que debes tener en cuenta si el destino está dentro del área SEPA o fuera de ella y así sabrás qué código vas a necesitar

08 Apr 2021

5 Min de lectura

Seguro que sabes que todas las cuentas bancarias tienen un código. Es el denominado código IBAN. Quizá este te suena más pero, ¿y el código BIC o SWIFT? De forma general, podríamos decir que estos códigos son imprescindibles para identificar tu cuenta bancaria en una transferencia internacional, pero su uso depende de si la cuenta de origen o de destino está dentro o fuera de la Unión Europea.

 

Comencemos hablando del IBAN, que no es otra cosa con el acrónimo de International Bank Account Number. Es decir, es el número internacional de identificación de las cuentas bancarias y que está regulado por el Comité Europeo de Normalización Bancaria. De hecho, el código IBAN sirve para identificar cada cuenta corriente en transferencias dentro de la zona única de pagos en euros (SEPA, del inglés Single Euro Payment Area).

 

El código IBAN está compuesto por 24 caracteres: dos letras que representan al país de origen de la cuenta –en el caso de España es ES-, dos dígitos de control y los 20 números de nuestra cuenta corriente. El código IBAN es imprescindible para realizar cualquier operación bancaria entre distintos países que integran la SEPA. Para situarnos mejor, veamos un poco qué es la zona única de pagos en euros, la denominada SEPA.

 

SEPA: Zona Única de Pagos en Euros

 

En febrero de 2014 se puso en marcha la SEPA, una zona única de pagos con la finalidad de permitir la realización de pagos en euros, utilizando una única cuenta bancaria y un conjunto único de instrumentos de pago. O lo que es lo mismo, la creación de un mercado único para los Servicios de Pago.

 

Bajo este objetivo, se crea el proyecto SEPA (como hemos visto antes, acrónimo en inglés de Zona Única de Pagos en Euros), con un ámbito de actuación geográfico que en la actualidad comprende los 27 estados miembros de la Unión Europea, a los que se suman Andorra, Ciudad del Vaticano, Liechtenstein, Islandia, Mónaco, Noruega, Reino Unido, San Marino y Suiza. Desde esa fecha es posible utilizar las cuentas y tarjetas en un país para realizar un pago y disponer de dinero en el conjunto del área SEPA, del mismo modo que si estás en tu país.

 

Para agilizar este trámite, se homogeneizaron los códigos de identificación de las cuentas bancarias de todos los países de la zona SEPA, creándose lo que hoy conocemos como el IBAN. Este código ha venido a sustituir al código de cuenta bancaria (CCC) tradicional. Además, ha agilizado de manera notable los pagos internacionales en la Unión Europea, ya que los sistemas de identificación de cuentas eran únicamente nacionales, lo que dificultaba conocer desde el país en el que se había abierto la cuenta.

 

Desde 2014 hasta febrero de 2016 para cualquier operativa bancaria transfronteriza era imprescindible, además de usar el IBAN, utilizar también el Código SWIFT o BIC (acrónimo en inglés de código de identificación bancaria). En la actualidad, ya no se exige entre países del área SEPA, aunque  sí es obligatorio entre operaciones internacionales con países fuera de esta área.

 

Gracias al proyecto SEPA, se ha avanzado en la integración económica y monetaria, algo que ha beneficiado a consumidores, empresas y administraciones públicas. 

 

El uso del código IBAN ha agilizado las transferencias bancarias entre dos entidades sin importar la ubicación de ambas cuentas. Además, añade el factor seguridad a las transacciones, ya que evita cualquier error en este tipo de operaciones. Asimismo, se trata de un proceso automatizado, lo que supone mayor rapidez y eficiencia; además de tratarse de un proceso de pago estandarizado en toda la Unión Europea.

 

Qué es el código BIC o SWIFT y cuándo es necesario

 

Mientras el código IBAN sirve para identificar un número de cuenta (ya sea a nivel nacional o internacional), el código BIC o SWIFT sirve para identificar a las entidades bancarias en una  transferencia internacional y es imprescindible si esta transferencia tiene su origen o destino fuera de la SEPA.

 

El código BIC (Bank Identifier Code) o código SWIFT (Society for Worlwide Interbank Financial Telecommunication) contiene 8 o 11 caracteres alfanuméricos.

 

Dónde localizar el código IBAN y el código BIC o SWIFT

 

Localizar el código IBAN es fácil, pues normalmente suele aparecer en cualquier extracto bancario o en la información de tu cuenta en tu banca digital. Recuerda que, si estamos hablando de una cuenta bancaria abierta en España su código IBAN comenzará por las letras ES.

 

El código BIC o SWIFT para hacer o realizar una transferencia internacional (fuera de la SEPA) te lo tiene que facilitar directamente tu entidad bancaria.

 

Hoy en día las entidades financieras suelen tener disponibles para sus clientes herramientas para calcular el código IBAN y el código BIC o SWIFT, y acceder a ellos directamente en caso de que lo necesiten. Por tanto, si vas a hacer una transferencia internacional, recuerda tener en cuenta si el destino está dentro del área SEPA o fuera y así sabrás qué código vas a necesitar. 

 

artículos relacionados

¿Cuáles son los requisitos para abrir una cuenta bancaria?

¿Cuáles son los requisitos para abrir una cuenta bancaria?

La mayoría de las cuentas bancarias no están sujetas a requisitos de apertura. Cualquier persona, física o jurídica, puede solicitarla aportando la documentación necesaria

Leer más
Escuchando

Para Unicaja Banco S.A., titular de la página web, es importante  adaptarse a tus gustos y preferencias, para ello usamos cookies propias y de terceros, que recaban datos de conexión que pueden vincularse con tu usuario de registro y cuya finalidad es medir el volumen y la interacción de los usuarios en la página web, ayudar a mejorar el funcionamiento y los contenidos web, así como los servicios y productos ofrecidos elaborando perfiles de comportamiento, cuidando siempre de tu privacidad. Puedes elegir de manera  transparente la configuración que mejor se adapte a ti, sin que ello suponga ningún cambio en tu operatividad habitual.   

(solo te llevará unos minutos)