coche-electrico2 coche-electrico2

Claves para decidir si es momento de comprar un coche eléctrico (o híbrido)

María Álvarez Rodríguez

Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales

Sobre mi

Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo y Master en Ciencias Pedagógicas y Cualificación Educativa por la Universidad Estatal de Moscú. PMD y CS en Marketing por ESADE. Trabajando en el sector financiero en temas de Negocio Sostenible.

seguro que muchos futuros compradores se preguntan: ¿Es ya el momento de apostar por un coche ecléctrico o conviene esperar a una tecnología más madura? ¿Será mejor esperar a que existan más puntos de recarga rápidos?

10 Mar 2022

9 Min de lectura

La mayoría de los usuarios que pensó cambiar de vehículo en 2021 valoró las opciones de un coche eléctrico o híbrido, sin embargo, los combustibles fósiles siguen liderando las ventas.

 

¿Es ya el momento o conviene esperar a una tecnología más madura? ¿Será mejor esperar a que existan más puntos de recarga rápidos? ¿Se cumplirán los niveles de autonomía que anuncian? No es solo la autonomía lo que hay que considerar para decidir el combustible de mi nuevo coche. El uso del vehículo, los costes, las restricciones, incluso la financiación, pues existen préstamos específicos para comprar comprar coches de bajas emisiones… hay muchos condicionantes que harán sumar puntos a las soluciones eléctricas o híbridas. Aquí va un resumen…

 

Cuándo comprar un coche eléctrico 100% (BEV)

 

 

Aquí viene la pregunta importante: ¿Cuándo conviene comprar un BEV o coche totalmente eléctrico, sin esperar a la generalización de la disponibilidad de puntos de recarga rápidos?

  • Cuando se dispone de una fuente de electricidad gratis o de coste limitado: Todos los propietarios de instalaciones de autoconsumo de energía solar o aquellos en cuyo aparcamiento familiar o laboral dispongan de un punto de recarga gratuito o con coste reducido.
  • Cuando los desplazamientos previstos con el vehículo a adquirir sean de corta distancia, en ciudad o dentro de la autonomía del vehículo (atención a los climas muy fríos, en los que la autonomía se reduce hasta un 30%).
  • Cuando sea necesario entrar en cascos urbanos o zonas con limitaciones de emisiones actuales o previstas en el futuro (un coche, como cualquier aparato, debe durar mucho tiempo, pues esa es la base del uso responsable de los recursos: Reducir).
  • Cuando se trata de un segundo vehículo y, consecuentemente, hay un medio de transporte alternativo para largas distancias.
  • Cuando el vehículo represente una “expresión” de nuestro enfoque verde (algunas empresas mantienen parte de su flota en eléctrico, como parte de su compromiso con el medioambiente. También los particulares debemos planteárnoslo).
  • Cuando podemos permitirnos gastar un poco más en la compra (y a cambio, reducir el coste del consumo hasta un 60% y el mantenimiento hasta un 50%).

 

Si se cumplen varios de estos puntos … no hay nada más que esperar: Aprovechemos las ayudas estatales a la movilidad, los distintos planes MOVES, los fondos NextGen de Europa y tirémonos, como una anguila, a la piscina eléctrica … Cada día que pasa es dinero que perdemos y gases que emitimos: ¡Vamos! ¡No vuelvas a mandar el diésel al taller!

 

Cuándo elegir un coche híbrido

 

Si has decidido ya que un coche eléctrico quizá no es actualmente tu mejor opción, puede ser momento de empezar a valorar un vehículo híbrido. Y aquí te puede surgir otro dilema: ¿híbrido enchufable o no enchufable?

 

¿Cuándo conviene comprar un PHEV o híbrido enchufable? (PHEV)

  • Cuando se dispone de una fuente de electricidad gratis o de coste limitado, pero se necesita ineludiblemente el vehículo para desplazamientos de larga distancia.
  • ·Cuando el vehículo realice parte de sus desplazamientos a media o corta distancia, en ciudad o en zonas de velocidad controlada. En fin, cuando el vehículo tenga la posibilidad de funcionar en modo eléctrico de forma que se compense el sobrecoste de su adquisición.
  • Cuando el vehículo deba entrar en zonas de emisiones controladas (actuales o futuras), en las que se requiera etiqueta 0.
  • Cuando se haga uso intenso de plazas de aparcamiento en ciudad, en zonas de aparcamiento gratuito para vehículos con etiqueta 0.
  • Cuando necesitemos un coche de 7 ó más plazas (Son muy pocos los modelos de tres filas íntegramente eléctricos y aún muy caros).

 

Si quieres pasarte al eléctrico pero aún no estás seguro del todo, anímate con un enchufable: El mejor compromiso entre reducir emisiones y mantener la autonomía de carga. Cuando compruebes el rendimiento y la sencillez del motor eléctrico, y la comodidad de conducir sin ruidos, estarás preparado. Seguro que tu próximo coche será íntegramente eléctrico.

 

¿Cuándo conviene comprar un HEV o híbrido no enchufable? (HEV)

  • Cuando no se dispone de un punto de recarga en el domicilio o el entorno laboral y el coste o dificultad de instalarlo sea excesivo (las comunidades de vecinos tienen la obligación de facilitar la instalación de puntos de recarga en los garajes, pero el coste lo asume el interesado). En general, cuando aparcas en la calle y no dispones de lo que los ingleses denominan “Charging plan”, ya que tirar un cable por la ventana hasta la calle no parece una solución admisible. Ojo también con los puntos de conexión eléctrica a 110-120 Voltios, como los disponibles en gran parte de América (la carga total de un vehículo se puede demorar hasta un día).
  • Cuando, sin disponer de puntos de carga, sea necesario entrar en zonas que requieran (ahora o en el futuro) la etiqueta ECO (fíjate en que tu nuevo híbrido la tenga, pues los más antiguos no la obtienen).
  • Cuando sea necesario o deseable reducir las emisiones o los ruidos en zonas en las que se pueda circular en eléctrico (zonas hospitalarias, de reposo o urbanizaciones).
  • Cuando estemos dispuestos a pasarnos al cambio automático, el futuro que viene pero que algunos intentamos evitar porque ¡nos gusta conducir! (Ojo que el cambio automático es como la tónica: Cuanto más lo pruebas, más te gusta).

 

Si aún no te atreves con el coche eléctrico ni con el híbrido… (Gasolina/Diesel)

 

Después de leer lo anterior, quizá ya lo tienes todo más claro. No obstante, puedes leer las siguientes reflexiones y terminar de valorar si  es mejor, para tu caso particular, adquirir un coche eléctrico o híbrido o bien esperar y comprarte uno de diesel o gasolina.

¿Cuándo conviene esperar a que avancen las tecnologías?

  • Cuando se realizan desplazamientos únicamente a alta velocidad y distancia, lo que no permite desplegar el uso del motor eléctrico o lo hace menos eficiente.
  • Cuando el peso del vehículo suponga un criterio específico para su elección (por ejemplo, para los coches que aparcan en plantas no construidas al efecto o que necesitan transitar por pistas o puentes de madera).
  • Cuando se adquiera un vehículo con un horizonte temporal de un año o año y medio, tiempo en el que continuarán vigentes los esquemas de ayudas y subvenciones pero en el que pueden desarrollarse otras tecnologías alternativas (especialmente, el hidrógeno verde) o mejorar de forma importante la eficiencia de las baterías. El sobrecoste no merecería la pena para tan poco tiempo.
  • Cuando lo que practico es una conducción deportiva, en la que el cambio a voluntad del conductor es importante.
  • Cuando se compra un coche barato (o para el primer año de un conductor novel, que debe practicar algo más con el cambio manual).

 

En cuanto a otras propulsiones alternativas, después de varios años apostando por los motores de gas, parece que en el último año esa solución se ha ido retrayendo. En el futuro, la alternativa que parece puede desbancar al coche eléctrico de baterías es el hidrógeno (pila de combustible FCEV). Aunque su precio aún es muy alto, la tecnología, incipiente, y sus puntos de abastecimiento en España se cuentan con los dedos de las manos, el “Hidrógeno verde” es la línea de desarrollo principal en materia de nuevas energías del esquema de ayudas europeas Next Gen ¡Hasta 2026! Así que, ya sabes: por ahí va el futuro.

 

Guía para entender las siglas que identifican a los coches eléctricos y distinguirlas de otros

 

Y por fin la sopa de letras, pues cual conversación con un adolescente, este mundillo está lleno de siglas inescrutables e identificar a los coches eléctricos, en sus distintas tipologías, necesita su propio diccionario. Por orden de aparición en este artículo:

  • BEV (o, simplemente, EV): Battery Electric Vehicle, o Vehículo eléctrico de batería (el eléctrico puro)
  • PHEV: Plug-in Hybrid Electric Vehicle o Vehículo eléctrico enchufable, con motor eléctrico y de gasolina
  • HEV: Hybrid Electric Vehicle, el Vehículo híbrido puro o Full Hybrid, con baterías que se autorecargan con el freno, las bajadas y la inercia, o directamente con el motor de combustible.
  • FCEV: Fuel Cell Electric Vehicle. También es un EV: los eléctricos con pila de combustible de hidrógeno: la tecnología que está por venir.

 

Y otros artistas invitados (esto es un no parar):

  • MHEV: Mild-hybrid Electric Vehicle o Vehículo Microhíbrido Eléctrico, híbrido suave o semi-hibrido, que equipa un pequeño sistema híbrido que aporta un ligero extra de potencia o alimenta elementos auxiliares.
  • E-REV: Extended Range Electric Vehicle o Vehículo Eléctrico de Autonomía Extendida. Con motor híbrido de batería y de combustión, en el que el motor de combustión no mueve el coche, pues es solo un motor térmico que alimenta las baterías. Son muy poco comunes y están, aparentemente, en retirada.
  • Bifuel Gasolina/Gas, GLP (Gas licuado del petróleo o autogás) o GNC (Gas natural comprimido). Más común en camiones de reparto y furgones ligeros. Se trata de modelos de gasolina que pueden utilizar dos combustibles, la propia gasolina o un gas que puede ser GLP o GNC, según el motor. A pesar del origen del combustible, cuentan con el distintivo ECO de la DGT, pues reducen las emisiones en comparación con los combustibles tradicionales. El coste del combustible también es menor.
  • WLTP (autonomía) Worldwide harmonized Light vehicles Test Procedures. Lo que hace que todos los términos anteriores sean comparables. Este estándar hace referencia al ciclo de homologación. Mide el consumo, emisiones, autonomía y eficiencia del vehículo, y sustituye al ciclo NEDC desde 2019.

 

Y ahora que ya hemos desentrañado todas estas siglas, anímate y pásate al BEV. Y si aún te da miedo o respeto o compruebas que todavía no es para ti, dale una oportunidad al PHEV: lo mejor de los dos mundos y una solución perfecta para aprovechar ayudas públicas, parkings prioritarios y gratuitos, entrar en zonas restringidas, cargar en puntos libres como los que están obligados a tener los centros comerciales y, por supuesto, para reducir un poco nuestro impacto ambiental.

 

Y recuerda que, cuando te cambies a un coche eléctrico, tendrás seguros con coberturas específicas y financiación con condiciones preferentes, además de ayudas públicas para el cambio.

artículos relacionados

Reduciendo mi impacto en el medio ambiente: El dilema del coche eléctrico

Reduciendo mi impacto en el medio ambiente: El dilema del coche eléctrico

La cuestión de los coches eléctricos o híbridos tiene muchas implicaciones, pero uno de los principales motivos de su creciente comercialización responde indudablemente a un asunto de interés climático y medioambiental

Leer más
Volver
Escuchando

Para Unicaja Banco S.A., titular de la página web, es importante  adaptarse a tus gustos y preferencias, para ello usamos cookies propias y de terceros, que recaban datos de conexión que pueden vincularse con tu usuario de registro y cuya finalidad es medir el volumen y la interacción de los usuarios en la página web, ayudar a mejorar el funcionamiento y los contenidos web, así como los servicios y productos ofrecidos elaborando perfiles de comportamiento, cuidando siempre de tu privacidad. Puedes elegir de manera  transparente la configuración que mejor se adapte a ti, sin que ello suponga ningún cambio en tu operatividad habitual.   

(solo te llevará unos minutos)