Volver
agricultura-ecologica

Agricultura ecológica. Pasado, presente y futuro

Francisco J. Vilches Varo

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas

Sobre mi

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Cádiz. Experto en Asesoramiento Financiero. Universidad Internacional de Andalucía. Asesor Financiero MiFIF II certificado por la escuela de formación bancaria CECABANK. Actualmente, responsable de Negocio Agrario en el sector financiero.

La agricultura ecológica moderna utiliza muchas innovaciones tecnológicas y basa las prácticas en un mejor manejo de las técnicas agrícolas y ganaderas, así como un alto conocimiento sobre los suelos y la nutrición de las plantas, el manejo de las plagas y el potencial genético y biológico de cultivos y animales

01 Jul 2020

4 Min de lectura

La agricultura ecológica parece un concepto de moda pero está regulada en España desde 1989. Las últimas novedades para promover este tipo de producción agraria figuran en el programa del Pacto Verde Europeo, pero ¿cómo hemos llegado a este punto? ¿Tiene futuro la agricultura ecológica? Empecemos echando un poco la vista atrás…

 

En Europa, a mediados del siglo XIX, era imprescindible y primordial encontrar soluciones que permitieran el incremento de las producciones agrarias para atajar las hambrunas existentes, lo que conllevó a la creación de abonos artificiales, la aplicación de nitrógenos y,por consiguiente, de productos químicos cuyos resultados fueron espectaculares.

 

Posteriormente, la famosa Revolución Verde sobre los años sesenta del siglo XX, incorporó, entre otros, el monocultivo, la difusión de nuevas tecnologías y la aplicación de grandes cantidades de plaguicidas, fertilizantes y agua para seguir con el principal objetivo de incrementar, lo máximo posible, las producciones agrícolas. 

 

Con los años, diferentes estudios y análisis han indicado que determinadas actuaciones que se han practicado en la agricultura suelen ser nocivas. Todo ello motivó, que hace unos años, algunos productores e investigadores iniciaran, promovidos por una motivación personal y perspicaz, un movimiento llamado Agricultura Ecológica en la que se aplicaban técnicas tradicionales de producción.

 

La agricultura ecológica moderna

 

La agricultura ecológica moderna utiliza innovaciones tecnológicas y basa las prácticas en un mejor manejo de las técnicas agrícolas y ganaderas, así como un alto conocimiento sobre los suelos y la nutrición de las plantas, el manejo de las plagas y el potencial genético y biológico de cultivos y animales.

 

Según las últimas estadísticas publicadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Agua en 2018, en España, en los últimos diez años tanto los productores como los elaboradores y transformadores que han actuado bajo las reglas de la agricultura ecológica se han duplicado y la superficie se ha incrementado en más de un setenta por ciento, lo que nos posiciona en el país de la UE con mayor número de hectáreas dedicadas a este sistema de cultivo.

 

Son muchas las políticas tanto autonómicas como nacionales y europeas cuyo principal objetivo ha sido la de apoyar y fomentar cambios productivos para mejorar la calidad de los alimentos, preservar el medio ambiente y mitigar los efectos del cambio climático y, cómo no, el incentivo de la producción ecológica.

 

El pasado 20 de mayo de 2020 la Comisión Europea publicó, entre las medidas para desarrollar el Pacto Verde Europeo presentado a finales de 2019, su Estrategia de Biodiversidad para 2030 y su Estrategia de “De la granja a la mesa” que serán la hoja de ruta a seguir a fin de preservar y proteger la biodiversidad y establecer un sistema alimentario justo, saludable y respetuoso con el medio ambiente.

 

Estas estrategias cuentas entre sus medidas proteger el medio ambiente, mitigar el cambio climático y garantizar la seguridad alimentaria de la población con la limitación del uso de insumos como fertilizantes y fitosanitarios, la obligación del incremento de la práctica de la agricultura ecológica y la disminución de tierras en producción.

 

Incógnitas de la agricultura ecológica

 

Todo indica que, por el bien de todos y nuestra propia subsistencia, se deberían producir alimentos mediante agricultura y ganadería ecológica. Ahora bien, surgen muchas incógnitas como, por ejemplo:

  • ¿Con este sistema productivo habrá suficiente oferta para satisfacer la demanda de alimentos de toda la población?
  • El incremento del coste de producción de manera ecológica ¿quién lo asumirá?
  • ¿Todos los países están dispuestos a cambiar el sistema productivo para preservar la Tierra?

 

Se puede obligar al incremento y al fomento de un sistema productivo más ecológico, más respetuoso con el medio ambiente y más saludable, pero si las producciones no son rentables, si los consumidores no pueden pagar unos precios más altos, si no disponemos de suficiente alimento para todos y si no se imponen los mismos requisitos productivos para eliminar la competencia desleal entre países, no se avanzará, al menos en el grado que se debiera, hacia el necesario cambio para la subsistencia futura de la humanidad.

 

Mientras tanto, la alimentación ecológica seguirá siendo para los consumidores concienciados de sus beneficios y que pueden pagar sus altos precios y la agricultura ecológica no se practicará por todos los productores por necesidad, sino que seguirá siendo realizada por unos cuantos por obligación y, por otros, por devoción.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Agricultura inteligente sí, pero más inteligente

Agricultura inteligente sí, pero más inteligente

Desarrollar una verdadera agricultura inteligente conllevaría analizar en profundidad la situación actual y establecer una estrategia a largo plazo en la que se definan planes de acción

Leer más
Escuchando

Para Unicaja Banco S.A., titular de la página web, es importante  adaptarse a tus gustos y preferencias, para ello usamos cookies propias y de terceros, que recaban datos de conexión que pueden vincularse con tu usuario de registro y cuya finalidad es medir el volumen y la interacción de los usuarios en la página web, ayudar a mejorar el funcionamiento y los contenidos web, así como los servicios y productos ofrecidos elaborando perfiles de comportamiento, cuidando siempre de tu privacidad. Puedes elegir de manera  transparente la configuración que mejor se adapte a ti, sin que ello suponga ningún cambio en tu operatividad habitual.   

(solo te llevará unos minutos)