Volver
monedas-centimos

¿Está cerca el fin de las monedas de 1 y 2 céntimos de euro?

UniBlog

La Comisión Europea estudia el uso de las monedas de 1 y 2 céntimos en la zona euro, cuya posible eliminación implica establecer normas sobre el redondeo de precios para los pagos en efectivo

11 Nov 2020

10 Min de lectura

El euro es la moneda legal de uso para más de 340 millones de ciudadanos en 19 estados miembros de la Unión Europea. Si nos ceñimos a las monedas, en sus distintas denominaciones (de 1, 2, 5, 10, 20 y 50 céntimos, y de 1 y 2 euros), los últimos datos estadísticos del Banco Central Europeo nos revelan que hay en circulación 137 millones de unidades siendo un 48% de ellas las monedas de menor valor, las de 1 y 2 céntimos de euro. Lo cierto es que son muchas, y su coste de producción –sin entrar, de momento, en otro tipo de costes- es superior al valor nominal de las mismas.

 

Conocer estos datos, nos da pie a formular varias preguntas: ¿Cuál es el uso que se da a las monedas de 1 y 2 céntimos? ¿Qué pasaría si se suprimen estas monedas? ¿Es realmente necesario para el funcionamiento del flujo económico que se sigan utilizando estas monedas de tan baja denominación? “Si ni siquiera las admiten las máquinas expendedoras; si se me pierden en la cartera, en los bolsillos o se me caen al suelo y no me doy ni cuenta; si cuando me van a dar la vuelta en una compra y son pequeños céntimos siempre les digo que no la quiero…”, podría responder un ciudadano de a pie respecto al uso que da a estas monedas.

 

Eliminar estas dos monedas de curso legal tiene mayores implicaciones que las anécdotas mencionadas pero, sin embargo, ha sido tema de debate en los distintos estamentos económicos y europeos desde el mismo momento en que el euro comenzó a circular como moneda oficial de la UE, allá por 2002.

 

En los últimos días todos hemos escuchado que este mismo debate ha vuelto de nuevo a la palestra pública, y es que nunca ha dejado de estar en la agenda de la Comisión Europea, si bien la cuestión que se plantea en el seno de la Comisión va más allá y está también orientada a establecer unas reglas de redondeo que sean uniformes para todos los países de la zona euro. No en vano, la posible supresión de las monedas de 1 y 2 céntimos va irremediablemente unida a definir cómo sería el redondeo de los precios para los pagos en efectivo de los productos y servicios. Y he aquí otro punto crucial a toda esta cuestión.

 

Consulta pública abierta sobre el uso de las monedas de 1 y 2 céntimos

 

Hablábamos de que el río estaba sonando de nuevo y es que, con un poco de retraso debido a la irrupción de la pandemia del COVID-19, la Comisión Europea está sometiendo en la actualidad este tema a consulta pública. Trata con ello de reunir aportaciones y opiniones de todas las partes interesadas: desde ciudadanos particulares hasta empresas de todo tipo y tamaño, pasando por asociaciones comerciales o de consumidores, organizaciones no gubernamentales, instituciones públicas de la UE e instituciones académicas y de investigación. A saber, todo aquel que quiera aportar algo sobre este asunto y evaluar el impacto que podría tener el redondeo de los precios y la eliminación de las monedas de 1 y 2 céntimos de euro, tiene hasta el 11 de enero de 2021 para responder el cuestionario publicado en la web de la Comisión en cualquiera de los idiomas oficiales de la UE.

 

De forma paralela, la Comisión Europea ha informado de que va a actualizar el análisis (que ya realizó en sendos informes en 2013 y en 2018) del uso de las monedas de 1 y 2 céntimos y evaluará, asimismo, el impacto de establecer reglas de redondeo para los pagos en efectivo en la zona euro.  Del resultado de estos análisis, dependerá que la Comisión Europea valore hacer una propuesta de iniciativa legislativa para la que también se tendrán en cuenta los resultados de la consulta pública abierta actualmente y a la que nos hemos referido anteriormente.

 

Inconvenientes detectados en el uso de monedas de 1 y 2 céntimos

 

¿Qué problemas existen con las monedas de 1 y 2 céntimos que han llevado a plantearse su posible eliminación? Principalmente, tras la realización de los informes realizados en 2013 y 2018, se constató lo siguiente:

  • Estas monedas no circulan eficazmente entre los operadores económicos. Se ha detectado que los minoristas (incluidos los supermercados) entregan las monedas de 1 y 2 céntimos como cambio a los clientes, pero estos no las vuelven a poner en circulación.
  • Adquirir las monedas de menor denominación tienen un alto costo para los minoristas. De hecho, algunos informaron de que comprar monedas de 1 céntimo en un rollo de 50 unidades (y que por tanto su valor nominal es de 50 céntimos) puede llegarles a costar hasta 1 euro, por lo que el coste del mismo puede llegar a duplicar el valor de la moneda.
  • Se ha detectado que el grado de atesoramiento y de pérdida de estas pequeñas monedas es muy alto, lo que obliga a una emisión continua de las mismas para evitar escasez en el mercado provocando un incremento de coste por su fabricación y un consiguiente impacto medioambiental.
  • La emisión continua de estas monedas puede tener una implicación fiscal negativa ya que genera pérdidas para un número considerable de Estados miembros de la zona euro al ser superior los costes de producción, manipulación y emisión de las mismas que el valor nominal de estas monedas.

 

Efectos de aplicar reglas de redondeo para el pago en efectivo

 

La propuesta de iniciativa legislativa que se plantea hacer la CE iría dirigida a regular dos cuestiones:

  1. Establecer reglas uniformes de redondeo para toda la zona euro
  2. La posibilidad de suspender el uso de las monedas de 1 y 2 céntimos de euro (detener la emisión y retirar la moneda de curso legal). Esto podría abordarse de distintas formas y aplicarse en distintos grados, que también analizará la Comisión Europea

 

Sin duda, estas dos cuestiones están profundamente unidas pues la introducción de reglas uniformes de redondeo significaría que todos los pagos en efectivo se redondearían a 0 o 5 céntimos de euros, lo que conllevaría retirar gradualmente las monedas de 1 y 2 céntimos de la circulación ya que no serían necesarias para hacer los pagos. Cinco países de la zona euro ya aplican en sus territorios normas de redondeo para los pagos de efectivo: Bélgica, Finlandia, Irlanda, Italia y los Países Bajos. Es por ello que la Comisión Europea va a abordar la posible legislación a nivel comunitario de las reglas de redondeo, apoyada también en una recomendación que hizo al respecto el Banco Central Europeo en 2018 con el fin de “preservar la unidad e integridad de la zona monetaria única”.

 

¿Qué efectos podría tener que se aplicaran reglas de redondeo para pagos en efectivo? En la evaluación preliminar elaborada por la Comisión Europea se tratan los posibles impactos que esta medida podría tener, tanto a nivel económico como social, medioambiental, sobre los derechos fundamentales o sobre la carga administrativa.

  • Impacto para los consumidores: La evaluación preliminar de la Comisión Europeo prevé que no se produzca un impacto en la estabilidad de los precios, que es el tema que más puede preocupar al consumidor. De hecho, la experiencia de los Estados de la UE que ya  aplican a nivel nacional sus reglas de redondeo confirma que esta práctica no ha tenido efectos reseñables en la inflación de precios al consumidor.
  • Impacto para las empresas. En las empresas se espera un impacto dispar, pues para la industria del efectivo (casas de monedas, compañías de transporte de efectivo, etc.) es lógico pensar en que tendrían una pérdida de negocio, si bien  podría tener un efecto positivo en las empresas minoristas y los bancos comerciales pues disminuirían sus costos por manejo de efectivo al eliminarse la circulación de las monedas de 1 y 2 céntimos.
  • Impacto en las finanzas públicas. Asimismo, en su evaluación preliminar, la CE ha determinado que establecer unas reglas de redondeo tendría efectos positivos en las finanzas públicas pues los ingresos por señoreaje por la emisión de monedas de 1 céntimo son negativos y durante una consulta realizada en 2017 la mayoría de los países de la zona euro informaron que el coste de adquisición de las monedas de dos céntimos también se encontraba por debajo de su valor nominal.
  • Impacto social. Sí prevé la Comisión que la medida podría tener un impacto en ciertos grupos como los colectivos con menor nivel de renta o posibles repercusiones en los ingresos de las organizaciones benéficas que reciben gran cantidad de monedas de 1 y 2 céntimos.
  • Efectos medioambientales. En cuanto a los posibles efectos medioambientales derivados de la supresión de las monedas de 1 y 2 céntimos de euros, la evaluación preliminar estima que podría tener un impacto positivo. Algunos de los beneficios medioambientales que podría tener la adopción de esta iniciativa son:

1. Importante reducción de uso de los materiales necesarios (acero y cobre)  y de los recursos y productos (agua y productos químicos) para lo producción de las monedas.

2. Ahorro derivado de no tener que reciclar los productos residuales (incluidas las aguas residuales) al  interrumpirse la fabricación de estas monedas.

3. Ahorros medioambientales derivados de la menor necesidad de transporte de estas monedas durante todo su ciclo de vida útil.

4. Ahorro medioambiental derivado de la menor necesidad de uso de envases de monedas (plástico y papel)

  • Otros efectos. Además, la CE considera que la supresión de las dos monedas citadas tendría efectos positivos sobre la carga administrativa pues se simplificaría el manejo de efectivo al ser menor el número de denominaciones de monedas de euros (se pasaría de 6 en lugar de las 8 denominaciones actuales) y que no tendría, en principio, efectos sobre los derechos fundamentales de las personas.

 

Nueva evaluación de impacto y recopilación de datos

 

Tras esta evaluación preliminar y los informes realizados en 2013 y 2018, la Comisión Europea retoma de nueva la preparación de una posible propuesta legislativa sobre la introducción de reglas de redondeo uniformes para toda la zona euro y la suspensión de las monedas de 1 y 2 céntimos. Así, la Comisión Europea hará una evaluación de impacto, más exhaustiva que la preliminar realizada y de la que hemos venido hablando en líneas anteriores, haciendo un análisis en profundidad y una investigación apoyada datos recientes sobre todos los efectos a considerar ante una posible implantación de estas medidas.

 

Además, se llevará a cabo una consulta pública (que es la que está abierta actualmente) preguntará  a todas las partes interesadas seleccionadas a través de una encuesta de la UE, e incluso se hará una encuesta del Eurobarómetro. De hecho, en la última encuesta del Eurobarómetro en la que se preguntó sobre las monedas de 1 y 2 céntimos (en 2019), un 65% de los ciudadanos de la zona euro se manifestó a favor de eliminarlas, opinión que parece va en incremento respecto a encuestas anteriores (2014: 60% y 2016: 62%).

 

Todo lo tendrá en cuenta la Comisión Europea para valorar este asunto, incluso cualquier estudio relevante a nivel europeo y nacional que aborde el riesgo de contaminación del COVID-19 y el uso de las monedas.

 

Habrá que esperar al cuarto trimestre de 2021 hasta ver concluido todo el proceso, según estima la Comisión Europea, y ver finalmente si se decide hacer una propuesta de iniciativa legislativa y en qué términos sobre el establecimiento de reglas de redondeo comunes a los Estados de la zona euro y la posible eliminación de la circulación de las monedas de 1 y 2 céntimos de euro e, incluso, la posibilidad de retirarlas como moneda de curso legal. Todas las posibilidades están abiertas, de momento.

Escuchando

Para Unicaja Banco S.A., titular de la página web, es importante  adaptarse a tus gustos y preferencias, para ello usamos cookies propias y de terceros, que recaban datos de conexión que pueden vincularse con tu usuario de registro y cuya finalidad es medir el volumen y la interacción de los usuarios en la página web, ayudar a mejorar el funcionamiento y los contenidos web, así como los servicios y productos ofrecidos elaborando perfiles de comportamiento, cuidando siempre de tu privacidad. Puedes elegir de manera  transparente la configuración que mejor se adapte a ti, sin que ello suponga ningún cambio en tu operatividad habitual.   

(solo te llevará unos minutos)